Bienvenid@s

El patrimonio cultural es un valor insustituible, constituye la tradición de un pueblo, de sus ciudadanos, identifica a una sociedad. Lo constituyen diferentes bienes que pueden ser tangibles o intangibles, los cuales poseen características estilísticas, utilitarias, decorativas, afectivas, naturales y se constituyen en un bien heredado, producto de la creatividad, del arte, de la naturaleza y de la acción social. Su promoción y defensa no es sólo una tarea de los gobiernos, es una misión colectiva con la finalidad de mantener esos lazos que fortalecen a los individuos y a sus localidades porque es sin duda la memoria de la humanidad, es el eje central de la identidad, del sentido de pertenencia. Por ello, debe ser apreciado y difundido en todos los espacios y especialmente en las instituciones escolares.

lunes, 18 de abril de 2011

Fiestas Patronales en honor a Santa Rosalía de Palermo

La Patrona hatillana


Tras un largo período de ausencia, retomamos las crónicas del patrimonio cultural del Municipio El Hatillo, con una de las celebraciones religiosas más importante de El Hatillo, las Fiestas Patronales en honor a Santa Rosalía de Palermo. Cada 4 de septiembre los hatillanos engalanan su pueblo, su vida y su tradición con actividades diversas, heredadas desde la época de la fundación y que las generaciones siguientes se empeñan en mantener, cultivar y promover.
Entre los eventos se destaca la veneración de la imagen de la Patrona, misas solemnes que agrupan a quienes habitan en el Municipio, autoridades civiles, eclesiásticas y visitantes acuden fervorosamente a las procesiones de la Santa en sus imágenes pedestre y en su tránsito.
La Patrona llegó a El Hatillo de las manos y de la fe de su fundador Don Baltasar de León, quién tras haber sido preso en La Carraca, junto a su padre Don Juan Francisco de León y sus hermanos, por haberse revelado contra el dominio comercial de la compañía Güipuzcoana, se salvó de una peste de viruela gracias a la solicitud que le hiciera a esta Santa italiana, que estaba en la capilla de la famosa cárcel donde muriera el prócer venezolano Francisco de Miranda, tal y cómo comenta Peraza (2006 p 69).


Rosalía dama de la corte siciliana


Santa Rosalía, nacida Rosalía Sinibaldi (1130-1156) fue una noble virgen de Palermo (Sicilia), que se convirtió en santa para la tradición católica. El nombre de Rosalia es una contracción de los nombres "Rosa" y "Lilia", y es llamada cariñosamente "La Santuzza" por causa de su pequeña estatura. Su fiesta se celebra en dos fechas: en Sicilia el 15 de julio (traslación de sus restos) y en el resto del mundo el 4 de septiembre.
El culto a Santa Rosalía, promovido por los Benedictinos, se difunde por el mundo como protectora contra enfermedades infecciosas, la peste, y para recibir auxilio y protección en momentos difíciles, así como para encontrar fuerzas cuando se necesita superar dificultades.
Santa Rosalía vivió en soledad, pobreza y penitencia rezando a Dios. Fueron numerosos los milagros con los que Dios glorificó a su sierva; la extinción de la peste que en aquel momento asolaba Sicilia fue atribuida a la intercesión de Santa Rosalía. (http://es.wikipedia.org/wiki/Rosal%C3%ADa_de_Palermo)


El fervor de un pueblo


En El Hatillo se celebra a Santa Rosalía de Palermo cada 4 de septiembre, habitantes de todo el Municipio acuden a las Misas y a las procesiones, previamente la Santa recorre las principales comunidades, llevando un mensaje de unión, fe y fraternidad.
Desde su fundación, El Hatillo mantiene una religiosidad comprometida, como señala Peraza (2006, p. 69) edificaron juntos su Capilla e Iglesia Parroquial para "...satisfacer la gran necesidad espiritual que tenían los pobladores de El Hatillo y sirvió también para unificar más aún la comunidad, en ese bloque sólido de hermandad que todavía identifica a los naturales de la región..." 
Beni Orta y su hijo
Santa Rosalía sirve de motivo e inspiración a los artesanos y artistas locales, quienes derrochan creatividad en la elaboración de distintos artículos utilitarios y decorativos con  la imagen de la Patrona, que pueden ser adquiridos a las afueras del templo parroquial o en las afamadas tiendas de artesanía. 
Los vestidos que luce la imagen de la Patrona, cada año desde 1998 son elaborados por un diseñador de alta costura, Rafael Enrique Ramírez, RAENRRA, quien es encargado por la Ex Alcadesa Flora Aranguren, que cumple una promesa de fe, para elaborar hermosas creaciones para engalanar, la escultura que tiene más de 300 años de antiguedad.
Singular mención en las Fiestas Patronales, merecen los globos aerostáticos, de papel, que elabora la familia González. El tradicional encargado de ese hermoso espectáculo era Heriberto "Pinocho" (+), sus descendientes siguieron la tradición, en 2010, por primera vez solos, de elevarlos para anunciar la salida en procesión de la Patrona hatillana. Florisa Naranjo González, elabora cada año varios globos inmensos, que llevan en su interior una estructura de alambre, donde se coloca una esfera de trapo embebido de kerosene para que el vapor infle y eleve hasta el cielo tan hermosa y laboriosa creación, llevando no sólo las peticiones de la familia González, sino la de todos los hatillanos.
Santa Rosalía recibida con el júbilo colorido de los globos
En ese sentido, en el Catálogo del Patrimonio Cultural Venezolano Municipio El Hatillo, 2005, p.118, se indica que el lanzamiento o elevación de globos aerostáticos "Se trata de una tradición que ha pasado de abuelos a padres, de padres a hijos y de hijos a nietos, Por años los González se han ocupado de que en cada fiesta o evento especial que hay en El Hatillo el cielo del pueblo se llene de color..." 

Florisa y Guayo elevando
uno de los globos aerostáticos 
En el 2010, Florisa Naranjo González y Bartolomé "Guayo" González Liendo, primos hermanos, lideraron la centenaria tradición, acompañados de sus familiares y amigos, entre los que tuvimos el privilegio de percibir de primera mano el proceso, la emoción y el compromiso de preservar una de las más sentidas expresiones de fe del pueblo hatillano.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada